jueves, 23 de abril de 2009

Colmaste el vaso.

Mi frustración es tan grande,
El mundo me ahoga.

Todo esto me oprime el pecho,
siento que todo esta al limite y
cuando quiero gritar y llorar,
pero intento ser fuerte y lo resisto,
vienes tu y colmas el vaso.

Con tu prepotencia y arrogancia,
con tu imponer todo, a todos .
Cuantas veces he querido suicidarme
por tu culpa...
Hacerlo y acabar con esto,
dejar de escuchar tus reclamos y exigencias
y todo lo que desapruebas, pero no tengo el valor.

Además se que no tengo por que pasar
la vida así, en algún momento me iré y
tendré esa libertad que siempre desee.
Dejare de oír ya tus tonterías, No tendré que
hacer mas caso de ti, de si te gusta o no
lo que hago.

Ese lapsus maravilloso de: "Algún día todo sera mejor",
siempre viene y luego la idea de la muerte, vuelve a mi.

Si supieras que lo único que me hace recapacitar,
limpiar mis lágrimas, lanzar lejos mi frustración y
seguir caminando es eso que tu tanto odias....

Seguirías pensando igual?,
Odiándolo igual?,
Siendo egoísta y caprichoso como un niñito
malcriado???

Ja! como que si mi vida te perteneciera!

3 comentarios:

Sidel dijo...

Muy intenso Naoko, utiliza esa fuerza para salir de los problemas, besitos!

Rebeca dijo...

Hola!!! A mi me gusto mucho espero seguir leyendo mas cositas tuyas.
Saludos :o)

Carolina dijo...

Muy bien, cielo, sigue así. Tienes un relato dedicado en Karyûkai, espero que te guste. Besos!!